Estudio confirma: la vitamina B3 prolonga la vida.

La niacina o vitamina B3 tiene la capacidad de prolongar la vida, según ha demostrado Michael Ristow, de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza), en un estudio con gusanos de la especie Caenorhabditis elegans.

vitamina-b

Concretamente, incluyendo este ingrediente en la dieta, la vida de estos organismos se alargó hasta un un diez por ciento. Y todo porque tanto la niacina como su principal metabolito, la nicotinamida, promueven la formación de radicales libres, que si bien hasta ahora se consideraban insanos, según el investigador “pequeñas cantidades de estas moléculas, conocidas como especies reactivas con el oxígeno (ROS por sus siglas en inglés), generan un estrés oxidativo que tiene un impacto beneficioso sobre la salud”.

De hecho, Ristow demostró previamente que los efectos positivos de practicar deporte se deben a un incremento de la formación de especies reactivas con el oxígeno. Y su nuevo trabajo, dado a conocer en Nature Chemical Biology, sugiere que la niacina produce una situación metabólica en el organismo humano muy parecida a la del ejercicio físico.

Llamada niacina y en algunos países vitamina PP, la vitamina B3 participa en el metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y grasas, en la circulación sanguínea y en la cadena respiratoria. Interviene en el crecimiento, funcionamiento del sistema nervioso y el buen estado de la piel.

Se encuentra en carnes, hígado y riñón, lácteos, huevos, cereales integrales, levadura y legumbres.

Su carencia produce alteraciones del sistema nervioso, trastornos digestivos, fatiga constante, problemas de piel, ulceras bucales, problemas en encías y/o lengua, y padecimiento de pelagra (problemas de piel ante exposición a la luz, inflamación de mucosas, diarrea y alteraciones psíquicas). La deficiencia de niacina afecta a todas las células del cuerpo.

Los requerimientos diarios de niacina son de 6 a 12 mg para niños y de 12 a 18 mg para adultos.

Fuente: zonadiet.com