empanada 1 - ¡Septiembre! Tiempo de volantines, sol, primavera y empanadas.

¡Septiembre! Tiempo de volantines, sol, primavera y empanadas.

Muchos son los puristas que hablan del valor agregado de la real cocina Chilena, esa de gustos clásicos, sabores de nuestros abuelos y recetas transmitidas de generación en generación. La incorporación necesaria del comino en nuestros platos para que tomen “ese” gustito a Chileno. O los caldos de largas cocciones para así ser un verdadero  “criaturero, quitapena o levantamuertos”.

Organizaciones como PEBRE o los emergentes Guachacas Republicanos nos instan a mantener las tradiciones y no sucumbir ante la globalización pues se pierde la escancia de la cocina criolla. Créanme que estoy muy de acuerdo con Uds. amigos puristas de los sabores nacionales pero si somos rigurosos y nos ceñimos a lo estrictamente local, solo tenemos un plato que es chileno 100% el “Charquicán” el resto son reproducciones de preparaciones realizadas en la madre patria o en algún otro punto de la orbe, claramente los aliños, ingredientes e incluso el agua, dan a estos platos el valor Nacional que corresponde.

No busco con esto generar una discusión al respecto simplemente introduzco ante un sabor que si bien no es para nada 100% chileno, este sí se ha arraigado en el inconsciente nacional como un sabor Chileno, de esos que se encuentran en cualquier fuente de soda de independencia, en el Mercado de Castro, en la Recova de La Serena incluso en el negocio de la vecina frente a tu casa.

Me refiero a la nunca bien ponderada, desayuno de campeones y atasca arterias “Empanada con Coca Cola”  este equipo, fiel reflejo de la globalización es el típico snack del comprador de fin de semana de la Vega, brunch de los republicanos y salva tarde de trabajadores de la construcción.

La verdad no hay mucho que decir respecto a esto en cuanto a preparación o técnica en la presentación, solo es posible recomendar los puntos de la ciudad donde es posible disfrutar de esta mezcla. Por supuesto las empanadas San Lorenzo o como todos la conocen las empanadas de Echeverría quienes en su parte exterior habilitaron mesas y sillas, por solo 1000 pesos tienes tu gaseosa con empanada recién sacada del horno, un manjar  a decir verdad.

Otra opción para disfrutar de esta combinación poco saludable pero muy deliciosa, es la panadería “Los Lleuques” ubicada frente a VTR en la ex Avenida Aeropuerto, en este lugar también es posible probar la variación de la empanada criolla “la salteña”: Con mas aliño, casi un guiso dentro de un bollo. La tercera opción son las empanadas de La Primavera, panadería de los Facciani Familia de larga tradición panadera que se dedica desde hace décadas al fino arte del horneado.  Por ultimo, más escondido pero no por eso menos sabrosas, son las de la fabrica de empanadas frente a la panadería Libertad, en la calle del mismo nombre con Manuel Rodríguez. También están los clásicos: Terminal Agropecuario, el Mercado Centenario y en general, cualquier lugar. Y es que la empanada dejó de ser un manjar de los domingos, es posible encontrar esta maravilla culinaria chilena cualquier día del año, de los más diferentes tamaños, con carne molida, carne picada o carne mechada, de cebolla, calduas o sequitas. En la variedad esta el gusto dicen.

Ya lo sabe amigo lector, si fue sacado temprano a comprar a la vega está con hambre y logra encontrar un lugar donde sirvan esta combinación, no tenga miedo, mas allá de 420 cals que va a ganar Dese el gusto combine estos 2 amigos y disfrute ¡Será para una cueca pienso yo?

Instagram

Instagram

Twitter