Para los amantes de lo diferente, llega la tercera edición de esta cerveza que mezcla la cremosidad de un café helado con el carácter y textura de la cerveza.

Como parte de la serie piloto de la cervecería Kross, llega la tercera edición de CoffeeBock, una cerveza ideal para disfrutar los últimos días de invierno.

Con un color cobrizo claro, dado por el uso de maltas tipo “Munich”, esta es una cerveza lager fuerte del estilo alemán “Heller Bock” que tiene la particularidad de agregar granos de café a su receta, y que fueron previamente tostados por Melbourne Café, una tostaduría en Valparaíso con quienes cervecería Kross se asoció estratégicamente para la creación de esta cerveza.

Su aroma y carácter sorprenden con una textura muy suave en la boca, lo que da como resultado que esta cerveza se parezca más a un café helado que a una cerveza tradicional. “La aplicación de café se infusiona durante 24 horas a 0° grados, mezclando 20 gramos de café por cada litro de cerveza. Vale la pena destacar que en este proceso no se extrae el amargor ni la acidez del café. Por el contrario, le da una cremosidad increíble”, señala Asbjorn Gerlach, maestro cervecero y co fundador de Kross.

El café de Brasil entrega un envolvente y redondo tostado en aroma y boca, mientras que la variedad de Etiopía da notas más dulces a vainilla, crema y nueces. Además, esta fusión hace que la cerveza sea muy aromática, ya que el café y la base de malta logran integrarse muy bien. Es un acompañante perfecto de postres como kuchen de nuez, panqueques con manjar, calzones rotos, una tradicional leche asada, churros o flan, estos dos últimos pueden encontrarse en todas las cartas de KrossBar.

Con una graduación alcohólica de 6,7°, CoffeeBock está a la venta a través del Kross.cl, a $25.900 la casa de 12 por 375ml; en sala de venta de la cervecería en Curacaví; y en Krossbar a $3.700  el shop de 350cc y $4.700 el de 500cc.