Bouchon, una de las viñas referentes del secano interior del Valle del Maule, acaba de concretar un proyecto que lleva años planificando, la plantación de dos de las cepas patrimoniales emblemáticas de Chile, como son el País y el Carignan, y en la forma como se hace desde hace siglos, combinando tradición y tecnología.

La plantación fue hecha en cabeza, sin utilizar alambres, con material vegetal de plantas centenarias y en condición de secano, es decir, sin riego.

Bouchon, bodega que desde hace algunos años ha puesto un gran foco en las cepas patrimoniales, como lo son el País y el Carignan, patrimonio histórico de la viticultura de Chile, acaba de concretar una “histórica” plantación que llevan planificando desde hace años en su fundo de Mingre, en el corazón del secano interior del Maule.

Se trata de plantar viñedos en la forma tradicional del sur de Chile, pero usando al mismo tiempo la experiencia de otros países y el uso de las tecnologías hoy disponibles. Se trata de una plantación en cabeza, sin uso de alambres, de plantas formadas con material vegetal de la zona y de parras centenarias, y sin uso de riego o en condición de secano. Una plantación de estas cepas y en estas características es contraria a la tendencia dominante de plantar cepas más masivas comerciales en sistema tradicional y con plantas clónales.

Para lograr el mayor éxito en este desafío y la mayor calidad y consistencia posible en las futuras cosechas, el equipo de Bouchon hizo viajes técnicos a España y Sudáfrica para aprender más sobre la forma en que en esos países se planta en condiciones de secano. También, el material vegetal de más de 100 años se sometió a análisis que aseguraren la sanidad de las plantas y la ausencia de virus y fueron viverizados con lo más altos estándares. Por último, se hizo una rigurosa preparación de suelo, de hasta 1,5 metros de profundidad, para asegurar que el suelo tuviera las mejores condiciones para una plantación de secano.

“Estamos desde hace un par años con un proyecto de plantar País y Carignan en cabeza, sin riego, con material vegetal limpio y de parras centenarias. Un trabajo de innovación que sin duda es un desafío para la industria, dondese seleccionará el material y se plantará en suelos bien preparados, desconociendo el resultado”, señala Julio Bouchon, director ejecutivo de la bodega, quien agrega que “es un cambio de paradigma, estamos plantando pensando en plantas que queremos que vivan y produzcan por más de 100 años, y estamos haciendo todo para lograrlo”.

“A diferencia del común de las plantaciones que son clones o selecciones masales de otras partes del mundo, nosotros buscamos estacas de nuestro mejor productor de cada variedad y que tuviese similares condiciones de suelo que el campo de Mingre, y con esto hicimos nuestras propias plantas”, asegura enólogo jefe de Viña Bouchon, Christian Sepúlveda.